Categorías
navegación

La costa de Lefkáda

Una vez en el barco repasamos el inventario, cargamos el equipaje y las provisiones, y a las 19:20 largamos amarras y salimos del puerto. Enfilamos el canal de Lefkáda, excavado en la zona pantanosa que separa esta isla de la tierra firme, y poco después salimos a mar abierto en la bahía de Drépano.

Continuamos navegando a motor hacia el Sur, con viento flojito del NW. Dejamos por estribor varios pueblos de la isla de Lefkáda, y más adelante pasamos entre las islas de Spárti y Chelóni, procurando acercarnos a ésta para evitar el bajo que hay entre las dos. Poco después nos acercamos a la isla de Madourí, que dejamos por babor. En ella vemos una bonita casa perteneciente a la familia del poeta Aristóteles Valaorítis.

Al entrar en la bahía de Vlychó vemos una bonita iglesia (Ágia Kiriakí, es decir “Santo Domingo”) a la que sólo se puede acceder por mar. Hay una boda en la iglesia, y novios e invitados se arraciman en la escasa superficie del atrio de la iglesia.

La bahía de Vlychó es muy cerrada y bien protegida, y nos adentramos en ella para pasar la noche. Dejamos a estribor el pueblo turístico de Nidrí, y a las 21:00, con el sol recién puesto, fondeamos en 5 m de agua en la parte Este de la bahía, a unos 200 m de tierra. A estas horas el viento ha calmado completamente, y tras una buena cena nos disponemos a pasar una noche tranquila.

Categorías
navegación

El Pítylos

¡Por fin vamos a comenzar nuestra travesía por el Mar Jónico! Hemos llegado a Lefkáda (o Lefkás, veáse la nota sobre los nombres griegos), capital de la isla del mismo nombre, a eso de las 4 de la tarde, después de unas 6 horas de viaje desde Atenas por las peligrosas carreteras griegas.

Enseguida encontramos el puerto deportivo, Lefkás Marina. Es bastante grande y moderno, aunque los accesos están todavía sin terminar. Nos dicen que nuestro barco todavía no está listo, así que decidimos ir a comprar provisiones mientras tanto. Vamos a un supermercado cercano y hacemos la compra para unos cuantos días. Hay prácticamente lo mismo que en España, aunque echamos de menos algunas cosas, como el pan precocinado para hacer en el horno y, sobre todo, el yogur líquido. Nos consolamos comprando grandes cantidades de yogur normal, que en Grecia es excelente.

De vuelta en el puerto nos encontramos con que el barco ya está listo. Se llama Pítylos, y es un Sun Odyssey 40. Tiene 12,20 m de eslora, 3,95 m de manga, 1,95 m de calado, y una superficie vélica de 83 m2. El Pítylos fue construido en 2002, y está en excelente estado. Es muy parecido a nuestro Luar III, un Sun Odyssey 40.3 del año 2005. El casco es idéntico, pero en la cubierta y el interior de la barco hay algunas diferencias.

El nombre de Pítylos (Πίτυλος) significa «ruido rítmico que hacen los remos», y aparece en textos griegos clásicos.

Categorías
navegación

Atenas

Después de largos meses de preparación, por fin llegó el día de iniciar nuestro viaje. Volamos de Madrid a Atenas, y allí alquilamos un coche para movernos por el Ática y viajar a Lefkáda, donde nos esperaba nuestro barco. Dedicamos la tarde del jueves y la mañana del viernes a visitar Atenas, donde vimos lo más importante: el barrio de la Plaka, donde cenamos el jueves, la pequeña catedral, el Ágora y, sobre todo, la Acrópolis.

El viernes por la tarde recorrimos la costa Ática desde El Pireo hasta Cabo Sunio, donde vimos la puesta de sol junto al célebre templo de Poseidón. Volvimos por el interior, aunque al final volvimos a la playa para cenar en un chiringuito en la zona de Paleo Fáliro, cerca de El Pireo.