Categorías
navegación

Otoño desastroso

Lluvias torrenciales en septiembre

La riada de Santa María en La Ribera
La riada de Santa María en La Ribera

Los días 12 y 13 de septiembre de 2019 se produjo un episodio de gota fría, o DANA. La riada de Santa María empezó con lluvias muy intensas, que produjeron grandes inundaciones en toda la región de Murcia y en la Vega Baja del Segura. El río Segura estuvo a punto de desbordarse en Murcia, y se salió de su cauce en Orihuela, causando graves daños en toda la huerta. En la zona costera también se produjeron inundaciones, que produjeron una extraordinaria afluencia de agua dulce y barro al Mar Menor, con un aumento de nivel que no se había visto desde hace muchos años. La consecuencia fue una disminución de la salinidad, un aumento considerable de nitratos y nutrientes, y una turbidez del agua que impedía ver debajo de la superficie.

El día 28 de septiembre nos acercamos al barco y comprobamos que no había habido daños, el interior del barco estaba seco y las amarras habían resistido bien.

Accidentes aéreos

Por si fuera poco, en poco menos de un mes se produjeron dos accidentes mortales de aviones de la Academia General del Aire. El primero de ellos ocurrió el 26 de agosto, cuando un reactor C-101 de la Patrulla Águila se precipitó al mar Mediterráneo junto a la Isla Grosa, causando la muerte de su piloto, el comandante Francisco Marín.

La Patrulla Águila
La Patrulla Águila

El segundo accidente nos tocó más de cerca. El 18 de septiembre un avión de instrucción T-35C cayó al mar en aguas del Club de Regatas de La Ribera, debido a un fallo del motor, falleciendo sus dos ocupantes, el comandante Daniel Melero y la alférez Rosa Almirón. El avión cayó entre los barcos fondeados en el club, aunque no impactó con ninguno de ellos.

Temporal en diciembre

Destrozos en el Luar III
Destrozos en el Luar III

El 3 de diciembre de 2019 se produjo un nuevo episodio de DANA, con fuertes lluvias y vientos de fuerza 8. Aunque las noticias del club eran que el barco estaba bien, cuando fuimos a La Ribera el día 14 de diciembre nos encontramos con que todos los candeleros y pasamanos del costado de babor, y también el balcón de popa de ese mismo lado, estaban arrancados. Todo este destrozo fue causado por el Sama, un barco fondeado a barlovento del Luar, que rompió su amarra y nos abordó antes de ir a varar a la playa.

Aparte de esto, el agua del Mar Menor estaba muy turbia, y el casco del barco estaba cubierto de un caracolillo distinto del habitual, que también había invadido los pilones de los pantalones y todo lo que estaba sumergido. La hélice no funcionaba bien y el barco apenas avanzaba, por lo que tuvimos que renunciar a navegar estos días.

Un poco desesperados por la sucesión de accidentes que hemos tenido este año, llamamos al varadero para llevar el barco a reparar a principios de enero.