Vuelta a casa

EPÍLOGO

¡Qué pereza! El sábado por la mañana nos levantamos temprno, y tras un opíparo desayuno en un bar de la marina emprendemos la vuelta. Atrás dejamos las islas Jónicas, y con ellas la tranquilidad y el placer de navegar por estas aguas.

Recorremos los 430 km que nos separan del aeropuerto de Atenas en seis horas, sin mayores inconvenientes. Cuando llegamos al aeropuerto nos encontramos con la muchedumbre habitual, como era de esperar en este fin de semana de comienzo de vacaciones para unos y final para otros. A todo esto nos encontramos nada menos que a nuestros vecinos de pantalán en Lefkáda, un grupo de alemanes que iban a tomar un vuelo a Frankfurt. Nos contaron que habían venido en autobús desde Lefkáda, y que habían tardado unas dos horas más que nosotros en coche. No está mal.

Al final, tras las habituales colas y papeleos nuestro vuelo a Madrid sale, sorprendentemente, en hora, y a las 10 de la noche estamos en casa.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s